Municipio de Betancuria

Betancuria es un municipio español perteneciente a la provincia de Las Palmas. Está situado en la costa oeste de la isla de Fuerteventura. Su nombre se debe al normando Juan de Bethencourt, quien la fundó junto con Gadifer de la Salle en 1404. El valle de Betancuria fue el primer asentamiento de la isla.

Desde su fundación se convirtió en capital y centro rector de la Isla y en ella radicaron históricamente los órganos de administración y gobierno insulares. Su Iglesia-Catedral de Santa María de Betancuria, edificada originariamente en estilo gótico-normando, sufrió diversos choque por parte de Xabán Arraez destruyendo la edificación, hasta el punto que sólo se conserva el pirmer tramo de la Torre del Campanario y las basas de las columnas de la construcción primigenia. En 1620, los habitantes reconstruyeron la actual Iglesia-Catedral de Tres Naves. Destaca de su interior el retablo de la segunda mitad del siglo XVII, el rico artesanado mozárabe, especialmente el de la Sacristía, así como el Coro y el Baptisterio. Llama especialmente la atención la disposición del suelo, toda vez, que se trata de antiguos enterramientos.

Municipio de Betancuria

Mención aparte merecen la Ermita de San Diego y la iglesia Conventual, en cuyo lateral se pueden aún observar los cimientos del que fuera primer convento franciscano de las Islas Canarias, en el cual residió San Diego de Alcalá. El carácter histórico de la Villa ha determinado la ubicación en ella del Museo de Arte Sacro y el Museo Arqueológico y Etnográfico, en los que se pueden admirar piezas de gran valor histórico-artístico.

Siguiendo en sentido inverso la ruta de los conquistadores, se encuentra la Vega de Río Palmas, en el interior de cuya Ermita se puede admirar, tallada en alabastro, la imagen de la Nuestra Señora de la Peña, patrona de la Isla, en honor de la cual se realiza cada segundo sábado de septiembre la “Romería de la Peña”, fiesta de gran arraigo popular. Esta celebración constituye una gran manifestación de fervor popular y un muestrario perfecto del folclore, la artesanía y, en general, de las tradiciones culturales de la Isla.

En 1593 fue prácticamente arrasada por una invasión berberisca, siendo destruida la Iglesia Catedral de Santa María de Betancuria, aunque fue reconstruida años después. A partir del siglo XIX, Betancuria fue perdiendo progresivamente poder a favor de otros núcleos de población (gracias a su desarrollo económico), como Pájara, La Oliva, Antigua o Puerto de Cabras. Finalmente en 1834 perdería la capitalidad de la isla.